¿Cómo diferenciar los diferentes tipos de líquidos de mi vehículo?

Debajo del cofre de cada automóvil, encontrará una gran cantidad de mangueras y depósitos llenos de fluidos, cada uno de ellos diseñado para cumplir una función específica. 

Una parte de ser un propietario responsable de un automóvil es verificar los niveles de líquido y reponerlos cuando sea necesario. Mas allá de la gasolina, hay varios tipos diferentes de fluidos que se encuentran en cualquier vehículo y es importante conocerlos e identificarlos.

Así pues, abrir el capó de su vehículo y familiarizarse con los distintos depósitos de líquido puede ayudarlo a mantener su automóvil en buena forma. 

Estos son los principales fluidos que un vehículo necesita para funcionar al máximo rendimiento.

Los líquidos más importantes que debe verificar son: aceite de motor, refrigerante (anticongelante), líquido de dirección asistida, líquido de frenos, y líquido de transmisión (en un vehículo de transmisión automática, no manual).

Es importante revisarlos con regularidad para garantizar el correcto funcionamiento y longevidad del vehículo.

Aceite de motor

Dentro del motor, muchas partes móviles crean fricción por lo que el aceite las lubrica y reduce la fricción, convirtiéndolo en el elemento vital de su motor. 

La varilla medidora de aceite del motor estará ubicada cerca de la parte delantera del motor. La mayoría de los vehículos tienen una tapa con una imagen de aceite o “aceite de motor”. 

Verificar el estado del aceite:
  • Primero, saque la varilla y límpiela con una toalla o un trapo. 
  • Luego, vuelva a insertar la varilla medidora hasta el final y extráigala nuevamente. Debería poder ver aceite en la barra. 
  • La varilla tiene indicadores marcados para el nivel máximo (lleno) y mínimo (agregar). El aceite debe estar cerca de la línea de nivel máximo. 
  • El aceite del motor es de color amarillo / ámbar cuando es nuevo por lo que si se ve marrón o negro, es el momento de un cambio de aceite.

Anticongelante

Un motor de combustión interna crea una serie de explosiones para generar su poder. Como puede imaginar, este proceso también genera mucho calor, al igual que la fricción de las partes móviles del motor. El refrigerante o anticongelante es lo que dispersa este calor, convirtiéndolo en el segundo elemento vital del motor de su automóvil.

El refrigerante fluye a través del motor y lleva el calor al radiador. El aire fresco fluye hacia el radiador a través de la rejilla delantera, enfriando el refrigerante antes de que haga otro viaje a través del motor. Es vital asegurarse de que nada bloquee la rejilla y otras tomas de aire para maximizar el enfriamiento del motor.

Si el anticongelante baja, el automóvil podría sobrecalentarse, lo que dañaría el motor. Un indicador de temperatura o una luz de advertencia en su tablero le permitirá saber si el motor se está sobrecalentando.

Verificar el estado del anticongelante:
  • Nunca revise su refrigerante cuando el motor esté caliente, ya que esto podría resultar en lesiones. 
  • Cuando el motor esté frío, abra el cofre e inspeccione el depósito de refrigerante. Este componente generalmente está hecho de plástico opaco y tiene indicadores de medición que le indican si hay suficiente refrigerante o si debe agregar refrigerante.
  • El anticongelante viene en una variedad de colores según la antigüedad del modelo del vehículo y el fabricante: azul, amarillo, verde, rojo, rosa o violeta. 
  • Nunca mezcle tipos de anticongelante y reemplácelo siempre con el mismo tipo de anticongelante que recomienda el manual de su vehículo. 

Líquido de frenos

Los sistemas de frenado de los automóviles utilizan presión hidráulica para aplicar los frenos. Entonces, el líquido de frenos se mueve a través de componentes y mangueras para traducir la solicitud del conductor de frenar con el pedal en la aplicación de los frenos en las ruedas del vehículo. 

Pero las irregularidades en el líquido, ya sea que el sistema tenga una fuga, se filtre agua o se atasque aire en el sistema, pueden afectar negativamente el rendimiento de los frenos.

Verifique el líquido de frenos:
  • Localice la tapa del líquido de frenos, generalmente identificada por el texto del líquido de frenos o algo similar. 
  • Hay un depósito para el líquido de frenos (generalmente cerca de la parte trasera del compartimiento del motor).
  • El líquido de frenos debe estar cerca de la parte superior. 
  • Por lo general, es de color marrón claro o amarillento.

Líquido de transmisión

Al igual que el motor, la transmisión de un automóvil tiene muchas partes móviles que crean fricción. El líquido de transmisión lubrica estas piezas, reduciendo tanto la fricción como el desgaste prematuro. 

  • Los automóviles más antiguos tienen una varilla de medición que le permite verificar el nivel y la calidad del líquido utilizando la misma metodología para verificar el aceite. 
  • El motor debe estar en funcionamiento y la transmisión en estacionamiento o neutral, según el fabricante. 
  • El líquido debe ser de un color rojo o ámbar translúcido.
  • Los automóviles más nuevos requieren que un mecánico verifique el nivel y la calidad del fluido, y algunos vehículos modernos tienen transmisiones completamente selladas que nunca requieren una verificación de fluidos durante la vida útil del automóvil.

Líquido de dirección asistida

Si bien muchos automóviles modernos usan sistemas de dirección eléctricos, todavía hay muchos vehículos equipados con dirección asistida tradicional. 

Para facilitar el giro del volante, la dirección asistida utiliza un sistema hidráulico con líquido de dirección asistida. Si la dirección asistida de su automóvil de repente se siente pesada y difícil de girar, esto puede indicar niveles bajos de líquido de dirección asistida o una fuga en algún lugar del sistema. 

La condición amerita una revisión del depósito de líquido de la dirección asistida antes de visitar a un mecánico.

  • Busque una varilla medidora o una tapa del depósito en el compartimento del motor con una etiqueta de dirección asistida. 
  • Verificar una varilla medidora para el líquido de la dirección asistida es similar a la del aceite del motor. 
  • Su color suele ser rojo, rosa o, a veces, transparente. 
  • Si está oscuro, debe ir a que lo revisen.
Scroll to Top

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.